Connect with us

Negocios

Economía crecería el 1,1 % en 2023 y más del 3,0 % entre 2024 y 2027, según el Marco Macroeconómico Multianual del MEF

El Perú mantiene su resiliencia económica al mostrar índices de crecimiento para el segundo semestre y en el periodo 2024-2027.

Publicado

el

Archivo: MEF

Síguenos en Google News

A pesar de los choques adversos (como el Fenómeno “El Niño” y la conflictividad social) registrados en la primera mitad del año, la economía seguirá con su proceso de recuperación y crecería 1,1 % en 2023 y más de 3,0 % entre 2024 y 2027, manteniendo un manejo fiscal responsable y orientado al cierre de brechas en infraestructura y capital humano, según las proyecciones del Marco Macroeconómico Multianual (MMM) 2024-2027 elaborado por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

La recuperación del crecimiento económico, a partir del segundo semestre de 2023, estará apoyada por la mejora de la demanda interna, principalmente impulsada por el gasto privado, en línea con la recuperación de las expectativas empresariales, disipación de conflictos sociales, menores presiones inflacionarias y condiciones financieras más favorables; además, de medidas económicas para impulsar la recuperación económica y atender la emergencia climática.

Vale destacar que, el manejo responsable de las cuentas fiscales ha permitido al país contar con recursos para implementar medidas extraordinarias a fin de impulsar la recuperación de la economía y atender las emergencias climáticas por un monto de alrededor de S/ 17 mil millones (Con Punche I, Con Punche Emergencia y Con Punche II).

En el periodo 2024-2027, la economía peruana liderará el crecimiento económico en comparación con los principales países de la región. Así, el PBI de Perú alcanzaría una tasa de crecimiento de 3,1 % en promedio en este periodo, superior a lo que registraría Colombia (2,9 %), Chile (2,2 %) y México (1,8 %).

El mayor crecimiento de Perú se explicaría por las mayores inversiones en infraestructura -en un contexto de implementación de medidas para afianzar las inversiones en el país-, incremento de la producción minera, recuperación de sectores asociados a turismo y mejora de la demanda externa; además, de la ejecución de medidas para el fortalecimiento de la competitividad y productividad que permitan generar nuevos motores de crecimiento como el relanzamiento del Plan Nacional de Competitividad y Productividad, y el impulso de las mesas ejecutivas sectoriales como de la industria naval.

En los próximos cuatro años, se proyecta una recuperación de la inversión privada, la cual retomaría su senda de crecimiento anual a partir de 2024. La mayor inversión privada impulsará el consumo a través de la generación de empleo y mejora progresiva de los ingresos de los hogares. En particular, la inversión en infraestructura tendrá una dinámica favorable, en línea con la aceleración de ejecución de grandes proyectos como: Línea 2 del Metro de Lima y Callao, Puerto de Chancay, Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, Muelle Sur del Callao, Majes Siguas II, el Puerto Salaverry y Línea de Transmisión Piura Nueva Frontera, los cuales implican una inversión total que supera los US$ 11 mil millones. Asimismo, se espera el inicio de inversiones en nuevos proyectos mineros por cerca de US$ 7 000 millones, principalmente, gracias a Optimización Inmaculada, Extensión de Antamina, Zafranal, Integración Coroccohuayco, entre otros.

Fortalezas macrofiscales

A diferencia de varias economías en la región, el Perú cuenta con fortalezas macrofiscales para enfrentar el actual contexto retador, sin afectar la sostenibilidad de sus finanzas públicas. Gracias al continuo y largo historial de gestión fiscal responsable y prudente, el país cuenta con capacidad de respuesta frente a la materialización de choques adversos. Tiene la menor deuda pública entre países de la región y entre los pares con similar calificación crediticia, también cuenta con activos financieros del sector público que ascienden aproximadamente a 13 % del PBI a junio de y con liquidez de líneas de créditos contingentes.

Estas fortalezas macrofiscales han contribuido a que el país tenga una de las mejores calificaciones crediticias soberanas y uno de los riesgos país más bajos y estables entre economías emergentes y de la región, reflejando la confianza de los mercados financieros en el Perú.

En los próximos años, la recuperación progresiva de la economía peruana se llevará a cabo teniendo como base un manejo prudente y sostenible de las cuentas fiscales del país, es decir, en el marco de las reglas fiscales vigentes.

Así, el déficit fiscal se irá reduciendo anualmente hasta alcanzar el 1 % del PBI en 2026 y 2027. Los ingresos fiscales crecerán en promedio 3,1 % real entre 2025-2027, consistente con la recuperación de la economía, mientras que el gasto público registrará incrementos anuales promedio de S/ 9 mil millones, a pesar de ir convergiendo gradualmente en términos del PBI a los niveles precovid, enfocado principalmente en la inversión pública.

Por su parte, la deuda pública se reduciría gradualmente desde 33,3 % del PBI en 2025 a 31,9 % del PBI en 2027, continuando por debajo del promedio de economías emergentes (76,3 % del PBI) y de América Latina (69,9 % del PBI) en el horizonte de proyección, lo cual permite preservar la sostenibilidad fiscal del país.

El país continúa recuperándose de shock internos y externos, y sus fortalezas macroeconómicas y fiscales, permitirán que el Poder Ejecutivo continúe tomando las medidas acordes a los objetivos de impulso al crecimiento, la promoción de la inversión privada, que redunden en mayor bienestar y servicios para la población. 

Más Vistos