Connect with us

Ciencia & Tech

Piel humana de donante nacional salva vidas de niños quemados

Este hito destaca no solo el avance médico sino también la importancia de la donación de piel a nivel nacional.

Publicado

el

Síguenos en Google News

En un acontecimiento sin precedentes, el Instituto Nacional de Salud del Niño (INSN) de San Borja logró un avance médico crucial al emplear por primera vez piel de un donante cadavérico peruano en la recuperación de dos niños, de 4 y 5 años, que sufrieron quemaduras de tercer grado debido a un accidente con agua hervida en Junín y Cajamarca en el año 2023. Este hito destaca no solo el avance médico sino también la importancia de la donación de piel a nivel nacional.

Dada la gravedad de las heridas, que abarcaron más del 50% de sus cuerpos, los pequeños fueron trasladados de inmediato a Lima para recibir tratamiento especializado. En esta ocasión, la piel utilizada no provino de fuentes internacionales, como porcino o importación de Estados Unidos, sino de un donante cadavérico peruano, gracias a la generosidad de una familia que accedió a la donación de la epidermis de un pariente fallecido.

La Dra. Leyla Meléndez Álvarez, coordinadora técnica del Banco de Tejidos del INSN-San Borja, destacó la importancia de este acontecimiento y subrayó que un equipo médico de la institución llevó a cabo la extracción de la piel después de recibir la autorización familiar.

“El tejido humano donado servirá para tratar a niños que tengan quemaduras extensas. Este apósito biológico es solo temporal, ya que nos da un tiempo valioso para que mejoren sus defensas, su hidratación y esté en mejores condiciones para un procedimiento reconstructivo definitivo”, explicó.

Desterrando mitos en torno a la donación de piel

La Dra. Meléndez también hizo hincapié en desmitificar ciertos conceptos en torno a la donación de piel. Contrario a lo que muchos podrían pensar, la piel donada no se extrae de manera invasiva; en cambio, se obtiene de áreas específicas no expuestas, como la espalda y los muslos del donante fallecido. Además, aclaró que el cadáver no sufre cambios morfológicos ni mutilación, ya que solo se requieren lonjas de aproximadamente 1 milímetro de espesor de las áreas mencionadas.

La donación de piel humana puede beneficiar a entre 1 y 4 niños, dependiendo de la edad y la extensión de las heridas. La Dra. Meléndez señaló que, al tratarse de un adulto con una superficie corporal significativa, se ayuda a varios niños quemados, proporcionando un sustituto temporal hasta que se pueda realizar un procedimiento de injerto autólogo.

Importancia frente a quemaduras graves

Enfatizando la gravedad de las quemaduras de tercer grado, la Dra. Meléndez explicó que este tipo de lesiones comprometen las capas de la piel y pueden llevar a infecciones generalizadas, poniendo en peligro la vida del paciente. En muchos casos, los médicos deben retirar toda la piel afectada, exponiendo músculos o grasa, lo que debilita al paciente.

Para prevenir infecciones, se necesitan apósitos biológicos temporales, y la piel de donante cadavérico cumple con este propósito de manera efectiva. Frente a la falta de donantes humanos, se recurre a menudo a piel de cerdo, pero la Dra. Meléndez destacó que esta opción no ofrece los mismos beneficios, ya que el sistema inmunológico reconoce la piel porcina como un elemento extraño y la rechaza rápidamente.

La piel humana donada actúa como una cobertura fisiológica, protegiendo la herida, actuando como barrera contra la contaminación y reduciendo el dolor y la pérdida de proteínas y agua por evaporación.

Proceso de donación y urgencia de donantes

La donación de piel cadavérica requiere que el donante sea mayor de 18 años y menor de 65, sin lesiones cutáneas ni historial de enfermedades oncológicas. La extracción debe realizarse dentro de las 24 horas posteriores al fallecimiento, y el tejido se preserva a 4°C hasta su procesamiento.

La piel donada pasa por un proceso de glicelorado e irradiación para eliminar bacterias e infecciones potenciales. Este proceso, que dura de 60 a 90 días, garantiza que el tejido esté estéril y cumpla con los estándares de calidad del Ministerio de Salud (Minsa).

A pesar de este avance, el INSN-San Borja señala la urgencia de contar con más donantes de piel. Cada año, cerca del 80% de los 300 a 400 niños con quemaduras que atienden requieren apósitos biológicos. La falta de donantes humanos lleva a utilizar piel de cerdo en muchos casos. Con la esperanza de incentivar más donaciones, el instituto destaca la importancia de vigilar a los niños en entornos propensos a quemaduras, como la cocina.

Este hito médico no solo salva vidas sino que destaca la generosidad de los donantes peruanos, marcando un nuevo capítulo en la atención y tratamiento de quemaduras graves en el país. La conciencia sobre la donación de piel y la eliminación de mitos son fundamentales para fomentar más actos altruistas que salven vidas.

FOTO: EL PERUANO/ Juan Carlos Guzmán Negrini

Seguir Leyendo
Clic para comentar

Deja un comentario

Más Vistos