Connect with us

Actualidad

Machu Picchu: viceministra de Turismo acusa a promotores de protestas de cometer delitos

La nueva plataforma, según la viceministra, ofrecería las mismas condiciones que la de la empresa Joinnus,

Publicado

el

Síguenos en Google News

La viceministra de Turismo, Madeleine Burns Vidaurrazaga, acusó a los promotores de las protestas en Machu Picchu Pueblo de cometer delitos al oponerse a la implementación de una nueva plataforma y «secuestrar» a la población y a los turistas. A pesar de la tensión, la ciudadela de Machu Picchu sigue abierta, pero los manifestantes buscan impedir el acceso de turistas a pie por el acceso amazónico.

En una entrevista con el programa Andina al Día, Burns Vidaurrazaga afirmó que el gobierno ha mostrado disposición al diálogo durante la reciente reunión en Cusco con ministros y autoridades locales. Sin embargo, el acuerdo propuesto no fue aceptado por la población ni por el alcalde de Machu Picchu Pueblo, Elvis La Torre.

La nueva plataforma, según la viceministra, ofrecería las mismas condiciones que la de la empresa Joinnus, garantizando transparencia, predictibilidad y trazabilidad. A pesar de ello, la población se opone y busca mantener el control sobre la plataforma anterior, manejada por la Dirección Desconcentrada de Cultura.

La funcionaria denunció que los manifestantes han anunciado que no permitirán el ingreso de turistas por el acceso amazónico, lo que considera un acto de secuestro hacia la población. Burns Vidaurrazaga hizo un llamado a las autoridades para que tomen medidas y aclaren a los manifestantes que están cometiendo un delito.

Hasta el momento, la situación ha afectado a unos 800 turistas, que fueron retirados con el último tren. La viceministra señaló que los problemas son principalmente en Machu Picchu Pueblo y no en otras zonas como Cusco y Ollantaytambo.

A pesar de las pérdidas económicas, Burns Vidaurrazaga resaltó que el impacto más grave es a nivel internacional, afectando la imagen de Machu Picchu como una de las siete maravillas del mundo y Patrimonio de la Humanidad. Además, mencionó un desbalance detectado de varios millones de soles por entrada y otro por el número de visitantes al santuario.

La viceministra expresó su preocupación por la disminución de visitantes esperados, calculando una pérdida total de casi 3,500 millones de soles anuales, sin contar las afectaciones al turismo interno y a pequeñas empresas. En medio de esta tensa situación, se espera que las autoridades encuentren una solución que permita el desarrollo sostenible del turismo en la emblemática ciudadela inca.

Foto: Andina

Seguir Leyendo
Clic para comentar

Deja un comentario

Más Vistos